T i p s
Una publicación en apoyo de los productores de setas
Artículo del mes de Enero de 2002
Artículo del mes de Enero de 2002
Después de que se ha desinfectado térmicamente el material del que se alimentará el hongo y que ha sido sembrado con el micelio envasándolo en contenedores de plástico, el horticultor acostumbra hacer perforaciones diminutas en el plástico por las que penetra el aire, ventilando, lo cual acelera el estrellado del inóculo, especialmente en climas cálidos.

Cuando esta operación no se realiza el tiempo de invasión aumenta considerablemente, hay más riesgo de contaminación bacteriana sobre todo en sustratos muy húmedos y en el caso de cilindros el micelio se debilita a tal grado que perece en 48 horas.

Desafortunadamente el aire no es lo único que puede penetrar: también lo hacen los insectos y los contaminantes microscópicos, especialmente en granjas con contaminación cruzada. El daño no es visible de inmediato sino después de 10 a 15 días cuando los estragos ocasionados por las larvas hambrientas de los insectos se ven como zonas oscuras sin invasión delimitadas por micelio que pareciera haber sido recortado por tijeras. Pronto surgirán las nubes de voladores que buscarán nuevas bolsas en las cuales colocar sus huevecillos. La expansión es geométrica. Si estimamos 30 descendientes en 2 y media semanas en clima cálido y una proporción 1:1 de los sexos, en 5 semanas tendríamos 15x15= 225 hijos, en 8 semanas 112x112= 12,500 descendientes, con lo cual, en condiciones ideales, la cantidad de voladores en la granja podría alcanzar cifras astronómicas en menos de 3 meses.

Esa es la razón por la cual se aplican biocidas en las plantas medianas y grandes aunque en ocasiones también los daños pueden ser cuantiosos a escala doméstica.

Los insecticidas más utilizados suelen ser organofosforados (diazinon) y piretroides (permetrina y sus derivados). Los segundos tienen la ventaja de ser menos tóxicos para el ser humano y su acción residual es mucho menor. Las fumigaciones se hacen diariamente en la época de calor  y luego con menos frecuencia en el invierno aunque esto varía según la zona geográfica.
La gente debiera utilizar traje de protección con mascarilla especial y lentes de protección así como calzado especial.

Después de cada aplicación (al final de la jornada de trabajo para prevenir accidentes con el resto del personal) hay que bañarse y cambiarse con ropa limpia, pero en México la mayoría de las personas ignoran que estas medidas son necesarias o bien muchas son indisciplinadas e irresponsables en el manejo de estos productos, incluso en grandes plantas.

El pequeño productor a veces es incapaz de leer las etiquetas con las instrucciones o no tiene idea de cómo dosificar las concentraciones a colocar en la mochila de fumigación. También los productores, desesperados ante una fuerte infestación, podrían fumigar a diestra y siniestra en todas las áreas, incluyendo las de corte, con tal de recuperar algo de lo invertido antes que asumir las pérdidas y esto es más frecuente de lo que suponemos (nadie admitirá que lo hizo) aunque el consumidor pague las consecuencias en salud.

En estas condiciones en México es imperativo utilizar métodos alternativos a la aplicación de pesticidas; anteriormente la alternativa era sellar las instalaciones para que no pudieran penetrar las plagas mediante barreras físicas como mallas en las ventanas y doble puerta en los accesos. Actualmente la barrera es el propio contenedor lo cual es mucho más eficaz especialmente contra contaminantes microscópicos.

De esto hablaré en el próximo número...
Reduciendo el uso de biocidas durante la etapa de incubación de las setas (primera de dos partes)
Por Jaime Rodríguez Abitia*
Las bolsas bien incubadas tienen un color blanco intenso
Ver el boletín vigente

   Buzón electrónico:
jaime@setascultivadas.com

   Teléfonos directos 01 (722) 278 35 93y 01 (722) 165 80 28 (celular)
Ver Tips de Febrero
Ver Tips de Marzo
Ver Tips de Abril
V er Tips de Mayo