T i p s
Una publicación en apoyo de los productores de setas
Artículo del mes de Enero de 2003
Algunos de los errores más comunes que
cometen los cultivadores de setas
Pleurotus (II-B)
Por Jaime Rodríguez Abitia*
Regresar a la primera página del boletín de cultivo de hongos
Regresar al principio de setas cultivadas
Ver Tips de Abril 2002
Ver Tips de Marzo 2002
Ver Tips de Febrero 2002
32) Congelar la semilla.
El micelio se debilita mucho y podría morir.

33) Refrigerar la semilla 10 años y luego ponerse a chillar porque ya no funciona.
La refrigeración no significa "vida eterna". Una semilla excesivamente refrigerada presentará los síntomas de una semilla demasido madura (ver inciso 27).

34) Creer que cualquier manchita (s) en la semilla es contaminación.
Con la práctica el cultivador se dará cuenta que no cualquier mancha de color en la semilla es una amenaza. Los líquidos cuyo color varía entre amarillo, anaranjado y rojo suelen indicar la "edad" del inóculo pero no generalmente contaminantes. En cambio los polvos amarillentos-verdosos-negruzcos suelen deberse a distintas variedades de mohos. En general cualquier mancha polvosa es mucho más peligrosa que una meramente líquida. Desde luego que la semilla más segura es la que está exenta de cualquier mancha y es muy blanca.

35) Limpiar la parte verde (mohos) casi con un plumero y sembrarla después (“aquí no pasa nada”).
He visto productores de semilla que al vaciar sus botellas de inóculo en bolsas de papel o plástico tranquilamente separar pedazos invadidos con mohos, de color verde, "sacudiendo" el polvo verdoso como si se tratara de limpiar un mueble con un plumero. También he visto esto entre productores. Una semilla que presenta mohos debiera ser devuelta inmediatamente al proveedor sin vacilación alguna para su reposición o descartada lo más lejos posible del área de siembra.

36) Creer que porque se sigue sembrando de la misma manera como se ha hecho siempre, la causa de la contaminación es ajena a la granja.
Las condiciones de la siembra pueden cambiar sin que el cultivador se de cuenta y por lo tanto cree que la culpa es de la semilla utilizada; luego la cambia y la contaminación continúa; culpa a la nueva semilla y continúa aferrado en que la causa es externa. Lo ideal es una prueba comparativa de inóculos de distintos orígenes y si en todos es lo mismo hay una probabilidad muy, muy alta de que la causa sea en la granja. Por ejemplo, un techo que tenga filtraciones de agua durante las lluvias,humedad en las paredes, o aire encerrado, o contaminación cruzada, todas son causas posibles de infestaciones por mohos. Una inspección ocular cuidadosa podría revelar contaminantes creciendo sobre la estantería de madera de incubación, sobre las paredes. el techo, etc. o bien existir una falla en la división física de las áreas (plásticos rotos entre el área de siembra y la de incubación o corte, etc.). Es mejor pagar asistencia profesional a tiempo que perder mucho más dinero tirando y tirando bolsas para de todos modos acabar pagando una asesoría pero tardía.
Ver Tips de Mayo 2002
Segunda parte: Los errores más frecuentemente cometidos en la siembra (26-36)...
Ver Tips de Junio 2002
Ver Tips de Enero 2002
Ver Tips de Julio 2002
Ver Tips de Agosto 2002
Jaime Rodríguez Abitia
Ver Tips de Septiembre 2002
* Buzón electrónico: jaime@setascultivadas.com
Ver Tips de Octubre 2002
Tips de Noviembre 2002
26) Tallar demasiado con las manos la semilla al momento de desmenuzarla.
El micelio se fragmenta mucho más y si la invasión del grano no ha sido óptima sino superficial, el estrellado podría no presentarse o retrasarse mucho.

27) Usar semilla demasiado madura o demasido joven.
La semilla demasiado joven significa un estrellado más lento y ralo, como si se redujera la concentración del inóculo; el peligro de contaminación aumenta muchísimo; por otra parte, una semilla demasiado madura puede resultar casi imposible de desbaratar, quedando pedazos con varios granos pues la consistencia es como si fuera de hule y aunque estrelle es posible que después de unos días se detenga su crecimiento y perezca o en el caso de algunas cepas que el blanqueado repentinamente retroceda y se pierda.

28) No sacar la semilla refrigerada 3 días antes de sembrar.
Cuando la semilla se refrigera su metabolismo se frena como si entrara en un estado de "hibernación"; este letargo necesita de algunos días para desaparecer cuando nuevamente se coloca a temperatura ambiente. Si se siembra demasiado pronto la respuesta del estrellado es muy lenta y aumenta la probabilidad de que los contaminantes "ganen" la carrera por invadir el sustrato. Por ese motivo es conveniente esperar 72 horas para utilizarla.

29) Dejar la semilla sin refrigeración aunque no se use durante varias semanas y haga un calor "de la patada".
Esto, que suena tonto, es más común de lo que parece. Los productores, cuando obtienen buenos resultados, se confían y descuidan la conservación de la semilla. Lo anterior, que puede ser perdonable en Invierno, puede resultar catastrófico en Verano.

30) Refrigerar la semilla junto a las verduras y luego no limpiar perfectamente las bolsas antes de usarlas.
El refrigerador con alimentos descompuestos es un foco formidable de contaminantes, especialmente de mohos procedentes de jitomates, calabacitas, papas y demás verduras podridas. Incluso aunque tal contaminación no sea visible, hay mohos en la superficie de las mismas. Lo mejor es conservar las bolsas del inóculo dentro de otras bolsas herméticamente selladas ( o perfectamente anudadas) y al sacarlas del refrigerador deben limpiarse éstas últimas muy bien con un trapo limpio y húmedo, luego ventilarse y finalmente abrirse fuera del área de siembra. Como siempre, las bolsas que contienen directamente la semilla deberán desinfectarse perfectamente antes de abrirse..

31) Refrigerar a 6-10 grados centígrados.
La temperatura apropiada de conservación es entre cero y dos grados centígrados. Mayores temperaturas significan mucho menor tiempo de preservación del producto en buenas condiciones.
Continuará en TIPS de Febrero...
Tips de Diciembre 2002